Transformando la Educación Superior

Desde hace más de una década, SIGSIM ha venido asistiendo a Universidades y empresas dentro de la región de Latinoamérica en el aprovechamiento de la tecnología educativa como elemento potenciador para el desarrollo de habilidades y competencias significativas para el trabajo y el emprendimiento.

Transformando la educación

Existe cierto consenso dentro de los sectores empresariales que las in stituciones educativas “no están siendo capaces de proveer los recursos humanos con las competencias en términos de actitudes, conocimientos, habilidades y destrezas que cada sector necesita” (ANJE 2015).  Se destaca que estas  deficiencias “no sólo se refieren a los aspectos técnicos o teóricos sino también a las competencias básicas o socioemocionales, que tienen que ver con valores y actitudes frente al trabajo (responsabilidad, tener iniciativa, autoeficacia, etc)”.

A pesar que las Universidades enfatizan en gran medida el trabajo en equipo a través de gran parte de las actividades formativas de su quehacer educativo, no es menos cierto que la experiencia de trabajo en equipo para la resolución de compromisos académicos como la realización de tareas, informes o presentaciones, no necesariamente es capaz de dotar al participante de las capacidades, experiencias y conocimientos necesarios para la resolución de problemáticas empresariales específicas
de forma colaborativa.

Según el mismo informe, un grupo significativo de empresas consultadas indican que “existe un abismo entre el aprendizaje conceptual de la planificación y la realidad de planificar en una empresa”.  El problema principal es que la mayoría de lo que se planifica en la vida académica rara vez llega a ejecutarse y la planificación sólo cobra su significado a través de la ejecución.  Planificación y ejecución son dos caras de la misma moneda y en la vida práctica ambas suceden prácticamente de forma concurrente, muy lejos de lo que pudiera apreciarse en un diagrama teórico, que muestra la planificación en el tope de una pirámide mostrándola como una actividad que precede a todas las demás.

A lo largo de nuestra experiencia, hemos observado que las pedagogías basadas en el aprendizaje experiencial y apoyadas en la recreación de experiencias por medios virtuales, aportan trasformaciones verdaderamente duraderas y significativas para la formación de los estudiantes, desarrollando competencias útiles para el trabajo y fortaleciendo las capacidades gerenciales y financieras necesarias para la iniciativa emprendedora.

Ver nuestras soluciones